Autor

Francisco Singul

FRANCISCO SINGUL es autor de libros como Historia cultural do Camiño de Santiago (Vigo, 1999), La Ciudad de las Luces (Santiago, 2001), Cammino di Santiago. Cultura e pensiero (Roma, 2007) y Vino y cultura medieval (Santiago, 2010). Trabaja como comisario de exposiciones y ha participado en congresos sobre historia de las peregrinaciones e historia del arte en diversos países de Europa, América y Asia.

Libros del Autor

LUZ DORMIDA EN EL ESPEJO, LA

18,00 
Memorias de Diego Velázquez

Formato: 351 pp. 15,5×23,5 cms
ISBN: 978-84-89323-85-8

 

Por vez primera —y tres siglos y medio después de su muerte— “habla” Velázquez. El historiador gallego, y doctor en Historia del Arte, Francisco Singul ha emprendido la difícil tarea de reconstruir el relato de la vida del gran pintor sevillano.

Estas Memorias de Diego Velázquez, elaboradas con precisión de fuentes y una narración que fluye sobria y reveladora, nos aportan las claves de su pintura, el fondo íntimo de su pensamiento, y son un retrato fiel del siglo XVII español.

“Un análisis y una biografía de un pintor introvertido y celoso de su intimidad que ahora aparece tratado y estudiado de un modo creativo, nuevo y original”. VÍCTOR NIETO ALCAIDE (Prólogo).

FRAGMENTOS

• [Sevilla:] “Esa era la Sevilla de mi juventud, un mundo rutilante, vanidoso y lleno de piedad a un tiempo, empachado en el exceso portuario del llevar y el traer…”

• [Donde describe el proceso de creación de las Meninas:] “Estoy modelando a los personajes, perturbándolos incluso, reteniendo mi mano antes de dar en el lienzo finas capas de pintura desleída, con esa pincelada escueta, sobria o colorista, que aprendí de los venecianos y de mi señor Rubens”.

• [El fin de su affaire en Roma con Marta Montanini:] “Abracé a Marta, lloramos juntos y me fui a Módena; y de allí a Génova, donde a fines de mayo tomé el barco con Juan rumbo a Barcelona…”.

• [Reflexiona sobre su arte:] “Lo humano y su verdad es lo que más me importa en mi pintura; pero pintura al fin, no copia de lo real, pues gusto más de pintar lo que veo, a veces con la mirada interior; no lo que es, lo que en realidad existe”.