Autor

Antonio López Ferreiro

Antonio López Ferreiro (Santiago, 1837-Vedra, 1910) fue canónigo de la catedral compostelana, arqueólogo, novelista y, sobre todas las cosas, un ingente historiador. Su produción abarca máis de cien monografías. Entre sus trabajos destaca la monumental Historia de la Santa A. M. Iglesia de Santiago (once tomos: 1898-1911, el último, póstumo), Galicia en el último tercio del siglo XV (1896), o las tres novelas históricas escritas en gallego: A tecedeira de Bonaval (1894), O castelo de Pambre (1895) y O niño de pombas (1905). Fue miembro de la Real Academia Galega desde su fundación, en 1906, y una de sus últimas ocupaciones sería la presidencia de la Sección Arqueológica de la célebre Exposición Regional Gallega de 1909. En 1978 Galicia le dedicó su Día das Letras Galegas, y en 2010 celebra su centenario.

Libros del Autor

APUNTES HISTÓRICOS SOBRE SANTIAGO

22,00 

Obra dispersa y olvidada, 1868-1903

 

Pp:306
Medidas: 13×21 cm
Idioma: castellano
Fecha de publicación 1ª edición: marzo 2010
ISBN: 978-84-89323-39-1

 

Este volumen recupera once monografías del célebre historiador gallego del XIX, Antonio López Ferreiro. Ninguna de ellas –salvo la que cierra la obra– había sido publicada antes en libro. Permanecían olvidadas desde hace más de un siglo, cuando aparecieron en forma de extensos artículos integrados en revistas de la época.

Estos escritos recorren momentos clave de la historia de Santiago de Compostela: nos documenta el autor sobre los orígenes del monasterio de San Paio de Antealtares, recrea el mito del Pico Sacro, interpreta las inscripciones de la Colegiata del Sar, explica el Códice Calixtino, o narra la historia del malogrado obispo Suero de Toledo, entre otros temas. Sobre todos estos ensayos merece especial mención su relato sobre la historia del altar de Santiago, pues Ferreiro fue el arqueólogo que, en 1879, se encargaría de las excavaciones que localizaron las reliquias del Apóstol.

En todos estos escritos, reunidos y estudiados por Xosé Ramón Fandiño, queda patente la que, quizás, haya sido la mayor cualidad del historiador: ser el primero en Galicia en utilizar las fuentes y los documentos como base para sus estudios.